Una rehabilitación integral recibe el Castillo del Morro San Pedro de la Roca y sus zonas aledañas para preservar los valores de esa joya de la ingeniería militar en el Caribe, levantada en el siglo XVII en el canal de entrada de la bahía de la ciudad de Santiago de Cuba.

Intervienen fuerzas de la Oficina del Conservador, del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, la Empresa de Restauración y Conservación de Monumentos y otras entidades.

La arquitecta Aleida Márquez, especialista principal de Oficina Técnica en el área, informó que ahora se benefician varios objetos de obra como el paseo peatonal, la caseta de custodios, jardinería, la fortaleza y el restaurante El Morro, de la Sucursal Extrahotelera Palmares.

En este último, precisó, se amplía la capacidad para comensales y se repara todo el inmueble, con cubiertas de tejas y área de cocina.

Los paneles interpretativos ubicados en el acceso al Castillo San Pedro de la Roca, que brindan información del Sitio Histórico declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, también serán rehabilitados por la Dirección de Patrimonio, acotó Aleida Márquez.

Destacó en particular la intervención en el puente principal con la sustitución de los elementos de madera por una especie dura, ya que las inclemencias del tiempo y plagas como el comején, propios de ese medio, afectan la estructura, por lo cual ha sido sustituida en ocasiones anteriores, siempre manteniendo su imagen original y autenticidad.

Ese viaducto tuvo como fin salvar el foso seco ubicado en la entrada del otrora enclave militar.

Se trabajará, además, en la limpieza de senderos peatonales que bordean la fortaleza hasta llegar a la plataforma del Sacramento, una de las más cercanas al mar, con cuevas donde era guardada la artillería durante la época colonial.

La antigua fortificación comenzó a levantarse en 1638 en un promontorio rocoso para proteger a la villa del ataque de corsarios y piratas.

Fue el prestigioso arqueólogo, restaurador de obras arquitectónicas y especialista en artes, Francisco Prat Puig quien dirigió su rescate en la década de los años 60 del pasado siglo, por sus valores históricos y patrimoniales.

En 1997 fue incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad al Castillo del Morro de Santiago de Cuba, junto al sistema de fortificaciones costeras de La Estrella y La Socapa.

Inaugurado el 23 de julio de 1978 como museo, cuenta la cronología del bastión, la historia de la piratería en el Caribe y sobre la batalla naval entre escuadras de España y Estados Unidos, en la guerra Hispano-Cubano-Norteamericana a finales del siglo XIX, a la vista de esa construcción colonial.

Los visitantes pueden apreciar una colección de armas blancas y de fuego correspondientes a varios siglos, en tanto en la sala dedicada a las guerras de independencia en Cuba conocen de los patriotas que estuvieron presos en sus calabozos por sus ideales.

Una rehabilitación integral recibe el Castillo del Morro San Pedro de la Roca y sus zonas aledañas para preservar los valores de esa joya de la ingeniería militar en el Caribe, levantada en el siglo XVII en el canal de entrada de la bahía de la ciudad de Santiago de Cuba.

Intervienen fuerzas de la Oficina del Conservador, del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, la Empresa de Restauración y Conservación de Monumentos y otras entidades.

La arquitecta Aleida Márquez, especialista principal de Oficina Técnica en el área, informó a la Agencia Cubana de Noticias que ahora se benefician varios objetos de obra como el paseo peatonal, la caseta de custodios, jardinería, la fortaleza y el restaurante El Morro, de la Sucursal Extrahotelera Palmares.

En este último, precisó, se amplía la capacidad para comensales y se repara todo el inmueble, con cubiertas de tejas y área de cocina.

Los paneles interpretativos ubicados en el acceso al Castillo San Pedro de la Roca, que brindan información del Sitio Histórico declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, también serán rehabilitados por la Dirección de Patrimonio, acotó Aleida Márquez.

Destacó en particular la intervención en el puente principal con la sustitución de los elementos de madera por una especie dura, ya que las inclemencias del tiempo y plagas como el comején, propios de ese medio, afectan la estructura, por lo cual ha sido sustituida en ocasiones anteriores, siempre manteniendo su imagen original y autenticidad.

Ese viaducto tuvo como fin salvar el foso seco ubicado en la entrada del otrora enclave militar.

Se trabajará, además, en la limpieza de senderos peatonales que bordean la fortaleza hasta llegar a la plataforma del Sacramento, una de las más cercanas al mar, con cuevas donde era guardada la artillería durante la época colonial.

La antigua fortificación comenzó a levantarse en 1638 en un promontorio rocoso para proteger a la villa del ataque de corsarios y piratas.

Fue el prestigioso arqueólogo, restaurador de obras arquitectónicas y especialista en artes, Francisco Prat Puig quien dirigió su rescate en la década de los años 60 del pasado siglo, por sus valores históricos y patrimoniales.

En 1997 fue incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad al Castillo del Morro de Santiago de Cuba, junto al sistema de fortificaciones costeras de La Estrella y La Socapa.

Inaugurado el 23 de julio de 1978 como museo, cuenta la cronología del bastión, la historia de la piratería en el Caribe y sobre la batalla naval entre escuadras de España y Estados Unidos, en la guerra Hispano-Cubano-Norteamericana a finales del siglo XIX, a la vista de esa construcción colonial.

Los visitantes pueden apreciar una colección de armas blancas y de fuego correspondientes a varios siglos, en tanto en la sala dedicada a las guerras de independencia en Cuba conocen de los patriotas que estuvieron presos en sus calabozos por sus ideales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here