En Cuba es algo conocido quien fuera el autor del estandarte que representa la Bandera Cubana, pero casi nunca divulgada su génesis, su simbolismo original inspirado en los símbolos masónicos, creo que este casi olvido tuvo mucho que ver con el liderazgo desempeñado por sus creadores, Lopez y Teurbe Tolón en la Junta Cubana Anexionista en la ciudad de New York, a pesar y vale aclarar que los intereses separatistas e independentistas de todos los Cubanos exiliados hacia el colonialismo Español eran los que prevalecían, ellos dos junto a muchos otros exiliados Cubanos promulgaron la política anexionista norteamericana hacia Cuba.

La bandera que hoy representa la nacionalidad cubana había ondeado por primera vez el 19 de mayo de 1850 en la bahía de Cárdenas, allí donde desembarcó Narciso López, militar venezolano exiliado al mando de una expedición de 600 hombres, por lo que a Cárdenas se le conoce también con el nombre de Ciudad Bandera.
La empresa fracasó en sus objetivos pero López repetiría su intento más tarde, lo que finalmente le costaría la vida, su muerte consagraría la bandera que con tanto amor había creado.

Adentrémonos en la vida y muerte del Militar Venezolano Narciso Lopéz de Urriola creador de la Bandera Cubana y el escudo nacional, quien por primera vez enarbolara este preciado estandarte Patrio.
Lopéz nació en Caracas, Venezuela, en 1797. Sus padres fueron Pedro Manuel López y Ana Paula de Oriola, ambos de origen vasco.
Durante el proceso de emancipación de la América Hispana sirvió en el ejército español, luchando entre otras batallas en las de Las Queseras del Medio en 1819 y Carabobo en 1821 donde dirigió el Regimiento Guías del General de la Quinta División del ejército del Mariscal Miguel de la Torre.

2C0F46D9 E1F4 4FEC A21B 9688CA3AEC4D
General Narciso Lopéz de Urriola.

Su última actuación en Venezuela, fue en la Batalla naval del Lago de Maracaibo en 1823. Al ser destrozada la flota española, el coronel Narciso López huyó a Cuba con los restos del ejército realista, incluyendo a Calixto García de Luna e Izquierdo (abuelo de Calixto García) y Marcos Maceo (padre de Antonio Maceo y José Maceo).
Cuatro años más tarde marchó a España, y allí frecuentó los círculos criollos. Luchó en la guerra civil que se desata en España (primera Guerra Carlista), donde sus méritos militares le elevaron al grado de brigadier en 1836.
En 1839 recibió el cargo de gobernador de Valencia y un año más tarde fue ascendido a general. También ocupó el cargo de Gobernador Militar de Madrid y representante en las Cortes por Sevilla. Tomó parte en la revolución española de 1840.

Regresó a Cuba en 1840 con Jerónimo Valdés, que había sido nombrado Capitán General. Este le confió la Gobernación de las Cuatro Villas (Trinidad, Sancti Spíritus, San Juan de los Remedios y Santa Clara (Cuba)), y la Presidencia de la Comisión Militar Ejecutiva y Permanente contrayendo asimismo matrimonio con María de los Dolores de Frías y Jacott, hermana del gran terrateniente e intelectual cubano, Francisco de Frías y Jacott, IV conde de Pozos Dulces.

7B7D73D7 0A9A 412A 9D94 41345925D6DA
Casa donde vivió Narciso López en Trinidad. Foto de 1930.

Narciso López luchó por la independencia de Cuba de España, y era partidario de la anexión de Cuba a los estados esclavistas del sur de Estados Unidos, en contacto con los grupos autonomistas locales dueños de grandes fortunas en Cuba, se embarcó en acciones contra la metrópoli Española en las serranías de Manicaragua, como la llamada Conspiración de la Mina de la Rosa Cubana de 1848, movimiento de carácter anexionista que contaba con ramificaciones en toda la isla de Cuba, desde entonces se utilizaba como estandarte de la lucha separatista de los cubanos la bandera de la estrella de ocho puntas mencionada por Francisco Marín Villafuerte en su libro Historia de Trinidad (1945) y que fuera utilizado por el movimiento insurgente Conspiración de la Mina de la Rosa Cubana antes mencionado, tras cuyo fracaso se vio obligado a huir a Estados Unidos, donde recibió la protección del gobernador del estado de Missisipi.

912A9E94 CD94 48EF 87E2 CA36CA06D27F
Versión de la estrella de ocho puntas mencionada por Francisco Marín Villafuerte en su libro Historia de Trinidad (1945) que fue utilizado por el movimiento insurgente denominado Conspiración de la Mina de la Rosa Cubana de 1848.

En aquel mismo año, el contacto entre grupos independentistas cubanos (el de Trinidad, dirigido por el propio López, y el aristocrático de La Habana y Camagüey, liderado por el marqués de Santa Lucía), fructificó en la organización de un Consejo Cubano en Nueva York.
Narciso López, se dedicó en Nueva York a preparar una expedición para la liberación de Cuba, a la apertura de suscripciones y financiación a través de la familia Iznaga, a actividades de propaganda encaminadas a la causa de los separatistas Cubanos.

Según testimonio de Cirilo Villaverde, a principios de 1849, acostumbraban a reunirse, en la casa de Nueva York del exiliado masón y poeta Miguel Teurbe Tolón quien fuera el secretario de la Junta Cubana Anexionista en la ciudad de New York, Narciso López junto a otros exiliados cubanos, nombres como el de José Aniceto Iznaga Borrell, su sobrino José María Sánchez Iznaga, Cirilo Villaverde y Juan Manuel Macías, todos cubanos partidarios de la causa separatista.
En una de estas tertulias se comenzaron a manejar ideas para la elaboración del pabellón cubano inicialmente se analizó el diseño de una bandera, a imagen y semejanza de la de Texas, EU, para su incorporación a la Unión como nueva estrella, y que luego se convertiría en la actual bandera cubana.

Narciso López propuso tres franjas azules en campo blanco. Éstas eran representativas de las tres regiones militares en que se dividía el país (Occidente, Centro y Oriente).
Para el color rojo, según Villaverde, ”López, que era francmasón, naturalmente optó por el triángulo equilátero”. Que simboliza la grandeza del poder que asiste al Gran Arquitecto del Universo y cuyos lados iguales aluden a la divisa masónica de libertad, igualdad, fraternidad y a la división tripartita del poder democrático.
La estrella significa la perfección del maestro masón: la fuerza, la belleza, la sabiduría, la virtud y la caridad, al principio tenía una punta dirigida hacia el extremo derecho del triángulo, representando la unión del pueblo cubano en un solo fulgor.
La bandera comprende además en su integración los tres números simbólicos.
El tres (tres franjas azules) representa la armonía perfecta.
El cinco, resultado de la suma de todas las franjas. Significa el espíritu vivificador, que perpetúa la naturaleza.
El siete que se obtiene al sumar el triángulo y la estrella. Es un número considerado divino por los pueblos de la antigëdad de los judíos y los griegos.
Miguel Teurbe Tolón fue su diseñador, quien traslado al papel las ideas del General López, dándole animación y colorido, Emilia Teurbe Tolón, esposa de Miguel, fue quien la cosió a mano por vez primera.

4B080E22 AC09 473B A4D6 58DC72D065EF
32B3CA25 59DB 4726 A6AB 54961829A5D5

En julio de 1849 López decidió que la expedición partiría desde Round Island, Missisipi. En ella participaban exilados cubanos y algunos veteranos norteamericanos de la guerra contra México.
Sin embargo, la expedición fue frustrada en septiembre de 1849 al enviar el presidente de los Estados Unidos Zachary Taylor una fuerza naval para capturar los barcos de López, como consecuencia de un cambio de política con respecto a la anexión de Cuba.

En un segundo intento, López organizó otra expedición, en esta ocasión desde Nueva Orleans. Contó con la ayuda del gobernador de Mississippi John A. Quitman, veterano de la guerra de México al que ofreció el mando de la aventura, que declinó. El 19 de mayo de 1850, con 600 voluntarios de Mississippi y Luisiana, desembarcó en Cárdenas, enarbolando por primera vez la que sería tomada en la Asamblea de Guáimaro como la enseña nacional de Cuba, por lo que a Cárdenas se le conoce también con el nombre de Ciudad Bandera. López controló la localidad durante varias horas pero la población de la misma no apoyó la revuelta, tras comprobar que el objetivo era mantener la esclavitud. La inferioridad de sus fuerzas y la aproximación de tropas españolas le obligaron a reembarcarse, siendo su barco perseguido por un navío de guerra español hasta Cayo Hueso, a pesar del fracaso, fue recibido como héroe en el Sur de Estados Unidos.
El 3 de agosto de 1851 salió otra vez desde Nueva Orleans una expedición de 420 hombres, entre los que figuraba un «regimiento» de voluntarios sudistas al mando de William J. Crittenden sobrino del presidente en ejercicio Millard Fillmore.
El desembarco se produjo en la playita del Morrillo de Pinar del Río, actual municipio de Bahía Honda, Provincia de Artemisa, luego de muchos encuentros con las fuerzas diezmadas, los mercenarios de López sostuvieron un combate desastroso contra el general español Manuel de Enna y el brigadier Rosales, aunque el propio general Enna fue herido y falleció posteriormente. Con las fuerzas diezmadas, sin apoyo interno, acusado de piratería y bregando por la Sierra, López sostuvo dos batallas más, la última en la Puerta de La Muralla, cerca de San Cristóbal y fue finalmente capturado en Pinos de Rangel, en total, murieron unos 200 expedicionarios en los combates y el resto fue apresado: 160 de ellos fueron enviados a España.
Lopéz fue conducido a La Habana el 31 de agosto y ejecutado por alta traición, mediante garrote vil, en la mañana del 1 de septiembre de ese año en la explanada del castillo de la Punta.
Narciso Lopéz se convirtió posiblemente en la figura más controvertida de la historia de Cuba.
La orden de su ejecución fue emitida por el entonces Capitán General de Cuba, José Gutiérrez de la Concha, quien había combatido bajo el mando de López durante el estallido de las guerras carlistas. Las últimas palabras de López fueron «Mi muerte no cambiará los destinos de Cuba».

32CE1F98 E81E 4B98 8776 9F46CCA83C35
El 19 de mayo de 1850, con 600 voluntarios de Mississippi y Luisiana, Narciso López desembarcó en Cárdenas, enarbolando por primera vez la que sería tomada en la Asamblea de Guáimaro como la enseña nacional de Cuba, por lo que a Cárdenas se le conoce también con el nombre de Ciudad Bandera.
957E5E09 5B68 4578 8DB1 8407EC42A201
Narciso Lopéz fue conducido a La Habana el 31 de agosto y ejecutado por alta traición, mediante garrote vil, en la mañana del 1 de septiembre de ese año en la explanada del castillo de la Punta.
6F923B1B C1B2 4A2F A7CE 7B21BB0E8370

Original diseño de la bandera cubana, en el Museo de la revolución, La Habana, Cuba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 19 =