¿Dónde está la Má Teodora?
Rajando la leña está
¿Con su palo y su bandola?
Rajando la leña está
¿Dónde está que no la veo?
Rajando la leña está

El Son “La Má Teodora, interpretado por la cantante Cubana, Celia Cruz.

Teodora Ginés, nacida en el siglo XVI en Santiago de los Caballeros, fue una tañedora de bandola, residente en Santiago de Cuba y de origen dominicano. Se le atribuye haber escrito la canción “Son de la Má Teodora”.
Ella y su hermana la cantante Micaela , eran dos negras libertas ambas procedentes de Santiago de los Caballeros en la provincia Santiago, hoy República Dominicana segunda ciudad más grande de República Dominicana, debido a la intranquilidad que vivía la isla, muchos dominicanos emigraron a países vecinos, Teodora junto con su hermana, Micaela, partieron en bote desde Puerto Plata, finalmente llegaron a Cuba, donde la música afrohispánica caribeña se estaba haciendo notar en América hispana y más tarde pasaron a residir en Santiago de Cuba.
Su talento por la música las llevó a formar parte de la orquesta de la catedral de Santiago de Cuba, Micaela como violinista y Teodora tocando la bandola, acompañadas por Jacome Viceira, un portugués ejecutante de clarinete y el violinista malagueño Pedro Almaza.

A Teodora se le atribuye la autoría de la canción “Son de la Má Teodora”, alrededor del año 1562. Esta canción fue transcrita por el cubano Laureano Fuentes Matons, en su libro “Las artes en Santiago de Cuba”, publicado en 1893. Matóns argumentó que el “Son de la Má Teodora” era el primer Son de la Historia.
Quisiera ponerles un poco en perspectiva la obra y vida artística del compositor Cubano, quien afirmó y argumentó que este fue el primer Son de la Historia.

Laureano Fuentes Matons nacido en Santiago de Cuba, el 3 de julio de 1825, falleciendo el 30 de septiembre de 1898, fue un compositor, director de orquesta y violinista cubano, considerado el primer cubano en componer una Ópera titulada “La hija de Jefté”, le llamaron el Paganini Cubano.
Descendiente de una familia de músicos asentados en la ciudad de Santiago de Cuba, desde fines del siglo XVII, fue alumno de Juan París, Francisco José Hierrezuelo y Joan Casamitjana Alsina.
A la edad de 15 años logró obtener, por oposición, el puesto de violín primero en la Capilla de Música de la Catedral de Santiago. Hizo estudios de filosofía y latín en el seminario San Basilio el Magno, en Santiago.
En 1844 fundó una orquesta y una academia de música.
El 16 de mayo de 1874 se estrenó en el teatro Reina de Santiago de Cuba (en nuestros días el desaparecido cine Oriente), la ópera La hija de Jefté de Laureano Fuentes, basada en el pasaje bíblico donde Jefté vuelve victorioso de los ammonitas y en un temerario voto, ofrece a Jehová sacrificar en holocausto a la primera persona que salga de su morada a recibirlo, jugándole la vida una horrible pasada, la primera persona en recibirlo fue su propia y única hija Seila, a la que le quita la vida, la ópera contó con el libreto de Juan Arnao. Más tarde Fuentes la amplió y la tradujo al italiano, con el nombre de Seila.


Esta nueva versión fue cantada en 1917 (diecinueve años después de la muerte del autor), en el Teatro Nacional, por la compañía operística de Bracale. Fue el primer cubano que compuso una ópera.
También compuso un poema sinfónico “con todas las características del género”, según Alejo Carpentier.
Su catálogo de obras resulta de gran extensión, casi todas llegadas hasta hoy, y se mueven entre la tradición clásica implantada por Esteban Salas y Juan París, hasta el romanticismo propio del carácter del autor.
Escribió música religiosa y también profana. Entre sus obras litúrgicas, existen misas, himnos, responsorios, salmos, antífonas, lecciones, invitatorios, secuencias, benedictus, graduales y otras piezas, sobre todo su Stabat máter (1893). Además, el poema sinfónico América (1892), y algunas oberturas orquestales, música de cámara (6 sonatas, dos tríos para violín, flauta y piano, tríos para arcos), obras para piano y para violín, como melodías, valses, canciones, mazurcas, romanzas baladas, boleros), danzas y danzones, marchas, las zarzuelas tituladas Me lo ha dicho la partera, El viejo enamorado, Dos máscaras y Desgracia de un tenor. Llegó a dominar diversos instrumentos.
En 1893 publicó un estudio acerca de diferentes facetas de la vida musical de la ciudad, Las artes en Santiago de Cuba, valiosa relación de eventos, aunque a veces un tanto exagerada. Allí presenta una transcripción del Son de la Ma Teodora, supuestamente compuesto en el siglo XVI.
En 1896, Fuentes Matons emigró a Jamaica, donde falleció dos años después, el 30 de septiembre de 1898, a los 73 años, luego de escribir Americanos en Cuba, su última obra.
En 1946, el escritor cubano Alejo Carpentier publicó en Venezuela La música en Cuba, donde presenta información acerca de Fuentes.

B68C5A44 CAB8 43BA B843 49C99C3CCB6E

Por mucho tiempo y por la credibilidad de la trayectoria del Santiaguero Laureano Fuentes prevaleció su argumento, pero en el 1971 el investigador Alberto Muguercia cuestionó esta teoría argumentando que el «Son de la Má Teodora» era solo una canción y que en el año 1562 no existían los instrumentos usados en el género del son cubano. Muguercia y otros investigadores, como Danilo Orozco fijan el origen del son en la zona montañosa de la Sierra Maestra, en la provincia de Oriente, alrededor de 1880 y su popularización ocurrió a partir 1892 cuando Nené Manfugás llevó dicho ritmo a los carnavales de Santiago de Cuba.
Lo antes expuesto es una de las opiniones más firmemente establecidas en la conciencia del pueblo cubano en nuestros días. Pero lamentablemente, en realidad no existen pruebas fehacientes sobre el origen del son. Sobre este tema lo único que se conserva son los testimonios orales y las afirmaciones de Fuentes en su libro “Las artes en Santiago de Cuba”.
Al final de la historia sobre el origen del Son podemos señalar, tal como lo hizo en su momento el experto en la rumba cubana David Peñalosa en cuanto a la rumba de solar, que ambos surgimientos están llenos de “incógnitas, contradicciones, conjeturas y mitos”, pero mientras siga el debate yo me regocijo junto a ustedes de saber que en el siglo XVI o en el XIX el son Cubano nació en Santiago de Cuba.

Referencias: Wikipedia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 − 2 =