La tradicional celebración del 8 de Septiembre, consagrado en Cuba a la Virgen de la Caridad del Cobre, tendrá particularidades en consonancia con las precauciones por la Covid-19, declaró Monseñor Dionisio García, arzobispo de esta ciudad.

En información divulgada en esta capital de la provincia oriental de igual nombre, el prelado explicó que el festejo se adaptará a las regulaciones epidemiológicas del país y a la necesidad de evitar las aglomeraciones de personas, por lo cual no tendrán lugar las tradicionales procesiones que son unos de los momentos más significativos.

Recomendó a los santiagueros acudir al Santuario en el poblado de El Cobre en días previos al martes para propiciar un mayor espacio ese día para los habitantes de otras provincias que viajarán hasta este punto a expresar su devoción por la Patrona de los católicos cubanos.

García aseguró que prevalecerá la alegría en medio de estas contingencias sanitarias porque se trata de la veneración a la deidad con un llamado a la responsabilidad de cada uno en bien de los demás.

Puntualizó Monseñor que quedó suspendida también la peregrinación que habitualmente recorre a pie la distancia desde la urbe hasta El Cobre a partir de las 23:00 hora local.

Agregó el arzobispo que se mantendrán las misas acostumbradas en el templo, donde se respetarán las restricciones con las debidas distancias entre los fieles y la toma de temperatura a la entrada de estos recintos religiosos.

En sus palabras, exhortó a tener en cuenta el imperativo de que la mayor cantidad de feligreses puedan tomar parte en los rituales eclesiásticos, a tenor con el reclamo del distanciamiento social.

Cuba remontará estos momentos difíciles, como otras tantas veces, vaticinó, y en función de esa fortaleza estarán las oraciones que serán dedicadas a la Virgen en su día.

Tomado de Prensa Latina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 2 =