El Paseo de La Alameda o La Alameda de Michaelsen, hoy avenida Jesús Menéndez, emblemático escenario religioso, más de 50 000 personas se reunieron allí para la ceremonia de coronación de la Virgen de la Caridad del Cobre, en 1936. Es una de las arterias vehiculares más emblemáticas de toda la ciudad de Santiago de Cuba. Situada frente al puerto, se extiende desde la calle San Fernando (Calixto García) hasta la de Aguilera, con una longitud aproximada de 400 metros. Desde su construcción ha sido un ícono de la capital oriental cubana, protegida y rediseñada en múltiples períodos de su existencia, muestra de preocupación por hacerla perdurar en el tiempo como reliquia histórica del patrimonio de Santiago de Cuba. Apreciarla en su actual esplendor, es casi imposible imaginar que surgió, hace 187 años, de lo que era básicamente lodo, pantanos y mangle.

AA5DBFEB 417F 4B00 9054 CF2A915A67F3

La condición de ciudad-puerto posibilitó que el núcleo fundacional de la ciudad ubicada en una terraza natural a 30 metros sobre el nivel del mar, creciera y se extendiera su trama hasta el encuentro del mar. Surgió así el barrio de la Marina, zona frecuentada por la población al adquirir un carácter marcadamente comercial a partir del siglo XVIII.
El origen de esta Alameda, se remonta a 1833, del siglo XIX cuando el Brigadier General Don Juan de Moya y Rodríguez de Morejón, gobernador de la provincia, ordenó disecar las zonas pantanosas de la orilla del puerto y surgió la calle María Cristina, nombre de quien era en esa época la Reina regente de España. Allí nació el barrio de la Marina. Por esos tiempos surgió la idea de construir un paseo en esa parte de la entrada marítima de la ciudad muy importante entonces que pronto contó con el apoyo de las autoridades coloniales españolas.

No podría, sin embargo, tenérsele por tal hasta septiembre de 1840, cuando, a raíz de la insuficiencia de parques que traía consigo el crecimiento de la población, el Cabildo, bajo los auspicios del mariscal de campo don Juan Tello, ejecutó la construcción de Alameda de la Marina. Se plantaron árboles y se le dotó de verjas, bancos y una fuente central “La fuente de Minerva”.
La Alameda también conocida como “de Tello”, se convirtió en el espacio de recreo y diversión más solicitado por los Santiagueros.

Nombrada Avenida del Puerto 1873, también llamada Alameda Michaelsen en honor al comerciante alemán Hermann Friedrich Wilhelm Michaelsen, nacido el 26 de octubre de 1851 en Varel, Gran Ducado de Oldenburg, falleciendo el 9 de diciembre de 1928 en Santiago de Cuba, era del norte de Alemania Comerciante, filántropo y mecenas del arte emigró a Cuba y se estableció en Santiago de Cuba.

A3148BAC 765C 4C77 9C10 E0BEAC82A92B
6E537587 8B8A 4994 95D5 0EC4BCD82484
El Paseo “La Alameda” creado por el Aleman Hermann Friedrich Wilhelm Michaelsen.
“Los fines de semana, las más bellas señoritas y elegantes caballeros, iban de paseo por La Alameda, unos en coche, otros a pie, ellas luciendo sus lindos vestidos y ellos sus sombreros”.

Hermann Friedrich Wilhelm Michaelsen en 1873 se unió a la compañía comercial de Carl Wilhelm Schumann de Bremen en Santiago de Cuba, quien había sido el cónsul de la Confederación Alemana del Norte desde 1868 y desde 1871 del Imperio Alemán en la ciudad. Michaelsen asumió el cargo de agente de Schumann para la casa comercial, más tarde también la oficina del cónsul. Como excepción entre los alemanes en su tiempo en Cuba, Schumann y Michaelsen lograron un avance social como comerciantes extranjeros en la clase alta de terratenientes y fabricantes de azúcar dominados por los españoles y los criollos a través del negocio de préstamos: después de que los productores locales no pudieron pagar el dinero prestado, los dos alemanes inicialmente se hicieron cargo de la mitad de la fábrica de azúcar. «Montesano» en Guantánamo, incluidos todos los esclavos, más tarde también compraron la otra mitad. En 1887 fue miembro fundador de la Cámara de Comercio de Santiago. Más tarde se desempeñó como presidente durante más de diez años. También fue presidente de la compañía ferroviaria regional Compañía de Ferrocarril de Sabanillo y Maroto.

En 1887 Michaelsen fue miembro fundador de la Cámara de Comercio. Edificio de La Cámara de Comercio de Santiago de Cuba, desde 1920.

Michaelsen fue cónsul a Alemania y Austria-Hungría, también Bélgica e Italia, hablaba ocho idiomas. En 1917, Michaelsen fue acusado por los norteamericanos de espiar para el enemigo alemán, arrestado y trasladado a la prisión de la fortaleza de La Cabaña en La Habana. En 1918 fue liberado y regresó a Santiago, donde posteriormente representó a la Alemania republicana como primer cónsul.
Michaelsen fue uno de los mayores promotores de la vida cultural y social de la ciudad de Santiago de Cuba. En 1885 fue elegido miembro de la junta de la Sociedad Filarmónica. En su casa fundó la sociedad cultural «Sala Haydn», dedicado al mantenimiento y difusión de la tradición musical alemana y tocaba en conciertos como pianista acompañante. Fue amigable con los principales representantes de la cultura, incluido el legendario cantante popular de Trova Sindo Garay (1867-1968), quien le dedicó en 1888 la canción Germania compuesta por él.
La sociedad musical de la provincia de Oriente que abarca todo el este de Cuba eligió a Michaelsen como su presidente.

Michaelsen fue miembro fundador en 1889 y más tarde presidente del club de deportes acuáticos “Club Náutico”, el primer club deportivo en Cuba. En los esfuerzos conjuntos de Hermann Michaelsens y el alcalde, Emilio Bacardí, se instaló una cocina pobre en el área del puerto en 1897. El ayuntamiento le otorgó dos veces el título honorífico de «hijo adoptivo» en reconocimiento a sus servicios a Santiago.

«La Alameda», en cuyo diseño original Michaelsen estuvo significativamente involucrado en 1893 y para la que proporcionó la primera iluminación eléctrica en 1908. El día 16 de febrero de 1903 que se publicó en la Gaceta Oficial el Decreto No. 14 firmado por el Presidente Tomás Estrada Palma, que autorizaba a los señores Eduardo J. Chibás Guerra y Ricardo S. Porro y Estévez a instalar una planta eléctrica en la ciudad de Santiago de Cuba. Con el objetivo de demostrar a la sociedad Santiaguera las bondades del servicio de alumbrado eléctrico, la compañía decidió hacer una instalación gratuita a modo de prueba en el paseo de la Alameda Michaelsen, el suceso ocurrido durante los días 25 y 26 de noviembre de 1905, ocasionó gran conmoción en la población, que a su vez aprovechó la ocasión para realizar retretas y actividades como era costumbre en la época. Después de minuciosos análisis por parte del Ayuntamiento y la directiva de la Compañía, se acordó la inauguración del alumbrado eléctrico para el día 22 de enero de 1908.

El paseo marítimo de “Alameda Michaelsen”, llevó su nombre desde 1929.
Hasta el día de hoy existe un monumento dedicado a él, que consiste en un busto de bronce en una base. Algunos objetos de su posesión, así como imágenes y dibujos pintados por él, se exhiben en el Museo Emilio Bacardí, el museo de arte municipal. El pintor Eduardo Michaelsen (1920-2010), primero exitoso en Cuba y luego en Estados Unidos, fue su nieto.

C6417467 0143 4CE8 B883 E612DBD53F8A scaled
Un monumento dedicado a él en “La Alameda” destaca sus principales obras:
La Cocina Económica en 1897.
La Alameda en 1893.
El Club Náutico en 1889.

El edificio de la Aduana de Santiago de Cuba que hoy conocemos se construyó entre los años 1908 y 1909 con el objetivo de servir de sede a esa dependencia estatal. La obra fue ejecutada por por la firma estadounidense Purdy & Henderson y costó 225 000 pesos.
De estilo neoclásico posee una fachada simétrica y un portal en todo su frente, limitado por vanos amplios de medio punto, que se corresponden con los del segundo nivel. En resumen se trata de un edificio sobrio y elegante que se encuentra ubicado en un lugar de excelencia a donde llegan dos de las principales vías de la ciudad de Santiago de Cuba.


“Los fines de semana, las más bellas señoritas y elegantes caballeros, iban de paseo por La Alameda, unos en coche, otros a pie, ellas luciendo sus lindos vestidos y ellos sus sombreros”.
Sin embargo, el esplendor de la Alameda fue deteriorándose con el tiempo y en 1920, estaba en plena ruina.
Fue el alcalde, doctor Desiderio Arnaz Alberni, quien emprendió la obra de reconstrucción con la ayuda del sector comercial y el pueblo. El 25 de julio de 1929 fue reinaugura con un nuevo proyecto, el cual incluyó dos Arcos de Bienvenida y un mayor vínculo del espacio público con el mar.
También en este período se instala el famoso
Reloj de la Alameda donado por la Cámara de Comercio de la ciudad, llamado La Torre de Arnaz (en honor al Alcalde), fue instalado por la joyería El Brillante de Venero y Hermanos, de acuerdo al proyecto del arquitecto Antonio Bruna Danglad.

El 10 de marzo de 1922 Sir Lambton Lorraine. La ciudad de Santiago de Cuba, rindió homenaje al digno marino inglés erigiéndole un busto obra de la escultora Lucia Victoria Bacardí Cape (Mimin Bacardí), el monumento a Sir Lorraine años más tarde presidió la plazoleta de la nueva Alameda.

“La Alameda Michaelsen“ fue el escenario de dos acontecimientos que marcaron la Historia de Santiago de Cuba.
El papa Pío XI autorizó la Coronación Canónica de la sagrada imagen de La Virgen de la Caridad del Cobre. Es en la mañana del 20 de diciembre de 1936, cuando se realizó la coronación por el entonces obispo de Santiago de Cuba, Monseñor Valentín Zubizarreta.

La caída del Gobierno de Machado, el 12 de agosto de 1933.

Hoy la imagen de El Paseo de La Alameda, es la que se hizo entre 1949 y 1951 por el alcalde Luis Casero Guillén. Aunque se mantuvo la sobriedad y elegancia de siempre, fueron erigidos monumentos a José Martí, Germán Michaelsen, Sir Lambton Lorraine, capitán de la fragata Niobe, quien impidió que los españoles siguieran ejecutando a los patriotas cubanos del vapor Virginius, en 1873 y la señorita Clara Burton,fundadora de la Cruz Roja Internacional.

La Oficina del Conservador de la Ciudad, en saludo a los 500 años de la ciudad, emprendió una restauración del Paseo La Alameda y de todas las obras que la rodean, recuperación de las canchas deportivas del Club Náutico y convertidas en un parque Infantil, con implementos para el disfrute de los pequeños, el Club Náutico tomó una nueva imagen, se convirtió en restaurante especializado en pescados y mariscos, también se amplió la zona verde dotándola de más bancos. Completan esta parte de la Alameda, el malecón ampliado hasta los 400 m de extensión y el llamado “Parque Azul”, espacio iluminado que destaca por su diseño innovador.

Como espacio de recreo, como escenario de singulares y multitudinarios actos políticos y religiosos o como centro de festejos populares tradicionales, la Quema del Diablo, cada 9 de julio, los paseos Carnavalescos, La Alameda ha sido y seguirá siendo el más hermoso y recordado Paseo de Santiago de Cuba.

Referencias: Wikipedia Ecured Librería digital de la UM Bibliografia Guia de Arquitectura

3 Comentarios

  1. que milagro isabel que no hizo referencia a una escultura o algo, no recuerdo, que tiene que ver con la madre de la enfermería, no recuerdo bien, y creo que hasta foto tengo, de alguien que tiene una escultura vinculada a la enfermería….

  2. Si muy escueto lo recogí en este párrafo, porque los monumentos de la Alameda tienen toda una larga historia de los seres humanos que representan, pero si se trata de la señorita:

    “Hoy la imagen de El Paseo de La Alameda, es la que se hizo entre 1949 y 1951 por el alcalde Luis Casero Guillén. Aunque se mantuvo la sobriedad y elegancia de siempre, fueron erigidos monumentos a José Martí, Germán Michaelsen, Sir Lambton Lorraine, capitán de la fragata Niobe, quien impidió que los españoles siguieran ejecutando a los patriotas cubanos del vapor Virginius, en 1873 y la señorita Clara Burton,fundadora de la Cruz Roja Internacional”.

    • Jejeje esa jajjajajaja igual la verdad después de leer el trabajo creo k me fijaré más en los monumentos la verdad nunca lo he hecho…. Es que sis trabajos obligan a mirar otra vez la ciudad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =