Como viejo anhelo de urbanistas, amantes del patrimonio y santiagueros rellollos, el corazón de Santiago de Cuba, el Parque Céspedes y las edificaciones aledañas, comienza a iluminarse gracias a un proyecto que dotará a este espacio público de una belleza singular con luces combinadas.

Algunos habían advertido trabajos en la fachada de la catedral, también en el parque y otras áreas, sin embargo, todos se sorprendieron al ver, desde hace unos días, esta emblemática edificación iluminada en las noches, en un juego de luces y sombras que resalta su imagen ecléctica, su relieve y detalles de decorado.

Aunque ahora mismo muchos santiagueros desconocen el hecho de la iluminación del principal espacio público de la urbe, en parte por el aislamiento por el coronavirus, los pocos que han podido observar la catedral iluminada aseguran que es justipreciar una de las joyas arquitectónicas más queridas de la urbe, que ahora parece como si se elevara al cielo, más oscuro abajo y más claro en la parte superior.   

Para no pocos esta catedral santiaguera, primera de su tipo en Cuba y a la vez la más antigua, también el mayor edificio de madera del país cuyo armazón se esconde de la vista de las personas, es la edificación más bella de la urbe y su ícono fundamental, amén de tener justo al frente el antiguo ayuntamiento, donde Fidel pronunciara su famoso discurso de enero de 1959, y que también recibirá una iluminación monumental.

Completa el proyecto iluminar el Hotel Casa Granda, el más antiguo de la ciudad, también la sede del Banco Nacional de Cuba, de estilo racionalista, el Museo de Ambiente Histórico Cubano, conocido como la Casa de Diego Velázquez, entre otras edificaciones, además del parque en sí, en las aceras que le rodean.

Con este sistema de iluminación inteligente la intención, además de resaltar las fachadas de algunas de las edificaciones emblemáticas de la ciudad, es dotar al Parque Céspedes, en su conjunto, de diferentes escenas de iluminación.

Se espera que sea visualmente un espectáculo la combinación de luces y sombras, diferentes escenas de iluminación, y varios estilos arquitectónicos que van desde el morisco, el colonial, hasta llegar al ecléctico y el racionalista.

El Parque Céspedes ha sufrido varias modificaciones en los últimos años a partir de la celebración del medio milenio de la urbe, en 2015, oportunidad en la cual se intervino en varias de las edificaciones circundantes.

Más reciente en el tiempo se limitó la circulación automotriz en las calles que le atraviesan, hecho que motivó bastante descontento entre los pobladores de la oriental ciudad, para finalmente abrir otra vez el paso a los vehículos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 11 =